La postura

postura de la meditación zen

 

"Las rodillas plantadas en la tierra, la pelvis basculada hacia delante, la espalda derecha, la columna derecha sin tensión exagerada.

La nuca estirada, el mentón entrado, los hombros cayendo hacia abajo, la mano izquierda posada sobre la mano derecha.

Los dedos alineados, superpuestos los unos con los otros; los pulgares se juntan en la línea media de las manos formando una línea horizontal.

La forma de las manos es un óvalo. Los codos no están demasiado pegados al tronco, sino ligeramente separados; los brazos relajados, la boca cerrada, los dientes en contacto (mandíbula sin contracción), con la lengua contra el paladar, la punta de la lengua contra los dos dientes de delante.

postura de la meditación zen, zazen

Las orejas en el mismo plano que los hombros, la nariz y el ombligo formando una línea vertical. Los ojos quedan entreabiertos. Se respira por la nariz; se deja la respiración natural.

Tomamos conciencia de las tensiones, de los movimientos abdominales durante la respiración, en particular al nivel del ombligo. Poco a poco nos volvemos íntimos con esta forma de nosotros mismos."

                                                     postura de la meditación zen, zazen     

 

Powered by Drupal - Design by Dojo Zen Barcelona