ZAZEN, LA MEDITACIÓN ZEN

Los tres pilares de la práctica de zazen que hay que profundizar son: la postura, es decir nuestra relación con nuestro cuerpo físico, luego la respiración, que es el secreto más importante del zen, y, por último, la actitud del espíritu, la realidad sobre la percepción, la conciencia, el pensamiento y el no pensamiento.

LA POSTURA

LA POSTURA
“La toma de conciencia de la parte material de nosotros mismos... Durante muchos años, el Maestro Deshimaru no nos enseñó otra cosa que los puntos importantes de la postura corporal. Y de este rigor material, surge un despertar a la experiencia espiritual". Maestro Kosen.

RESPIRACIÓN

RESPIRACIÓN
“La respiración es el lazo entre el cuerpo y el espíritu. Es una enseñanza, un descubrimiento esencial. Un movimiento perfecto pero aleatorio, como las olas del mar, no sabemos nunca cuando va a aparecer una ola más grande que las otras. En zazen nos concentramos en observar ese movimiento sin modificarlo. Es ahí donde se produce el encuentro entre lo humano y lo divino." Maestro Kosen.

ACTITUD DEL ESPÍRITU

ACTITUD DEL ESPÍRITU
“Cuando dejamos de utilizar el cerebro mental, percibimos que hay otras maneras de pensar, o de aprehender las cosas, percibimos que podemos pensar con todo el cuerpo, no solo con el cerebro. Espíritu y cuerpo son uno”. Maestro Kosen.
Creado con Tempera & WordPress.
Translate »